Descubre el germinado de lino

Imagen: Manuela Romero Sánchez
Imagen: Manuela Romero Sánchez

La semilla de lino es el vegetal con mayor contenido en ácidos grasos insaturados, alfa-linolénico omega 3, de propiedades antiinflamtorias, muy a tener en cuenta en patologías de carácter inflamatorio como: artritis reumatoide, lupus, síndrome premenstrual,  gastritis, bronquitis, un largo etc. Además, aporta cantidades elevadas de mucílago, una fibra soluble que combate el estreñimiento, reduce el colesterol, mejora la circulación y la salud del corazón. Ricas en minerales como: potasio, fósforo, magnesio, calcio y otros en cantidades pequeñas. A destacar, su riqueza en vitamina B1 presente en el metabolismo de proteínas, hidratos de carbono y grasas y necesaria para la conexión entre las neuronas y la síntesis de neurotransmisores.

¿Por qué germinado?

Otra opción de consumo más nutritiva de semillas y granos, que facilita la digestión y nos aporta enzimas (diastasas), parte de energía vital del nuevo organismo vivo.  Generalmente, los germinados  contienen mayores concentraciones de ciertos nutrientes y algunos antioxidantes clave.

¿Cómo germinarlas?

Recomiendo empezar con poca cantidad para descubrirlas, como mucho, una  cucharada sopera. Poner en remojo durante 12 horas, una noche. A la mañana siguiente, sacarlas y colocar en un plato, o bandeja pequeña, un algodón y encima una gasa para colocar las semillas encima. Se trata de mantener húmedo el algodón. Guardar en lugar oscuro y esperar a que germinen que puede ser alrededor de 4 ó 6 días, depende de la temperatura. 

Descúbrelas y disfrútalas en tus ensaladas, tostadas… ¡Buen provecho!

 

Pilar López Martín -Naturópata

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Carmen (sábado, 04 marzo 2017 18:35)

    Me quito el sombrero ante tus informaciones. Gracias!!! Las recibo siempre encantada.

  • #2

    Pilar (martes, 07 marzo 2017 11:04)

    Gracias Carmen por tus palabras, rico aliciente para continuar. ¡Venturoso camino!