Sé parte activa en el equilibrio de tu salud.

  • Cuida tu cuerpo, reconoce lo que necesita, para sentirte bien física, mental y emocionalmente.
  • Nutre tu organismo con una alimentación hecha a tu medida, conoce los nutrientes que necesitas y utilízalos.
  • Practica ejercicio según tus necesidades y toma conciencia de tu respiración.
  • Fortalece tu sistema psiconeuroinmunológico.
  • Trabaja con las creencias que te impiden avanzar para lograr cambios.
  • Recibe el apoyo emocional para comenzar este nuevo camino y aprender que: puedo producir esos cambios.
Naturopatia
Foto: Irene Caminero López


Blog


Depresión y alimentación

Un tema sobre el que podemos incidir desde el plato y  SER PARTE ACTIVA EN EL EQUILIBRIO DE NUESTRA SALUD.

Tener la oportunidad de impartir esta charla-taller: Depresión y alimentación, me  facilita compartir información y trabajar con los azúcares invisibles y el etiquetado de los alimentos.

Fotografía de Irene Caminero
Fotografía de Irene Caminero

 

En ocasiones, hemos oído que “somos lo que comemos” y me encanta añadir que “somos lo que absorbemos, de lo que comemos”, desde que descubrí el papel que tenía un intestino equilibrado,  una microbiota  saludable, reconocí la importancia que tiene la alimentación para mantener la salud y más, hoy en día, cuando el consumo excesivo de alimentos refinados y procesados, ricos en azúcares invisibles,  sal y grasas poco saludables, está tan presente en la dieta diaria. Entre los alimentos con mayor cantidad de azúcares invisibles que consumimos destacan: los refrescos con un 23%, yogures, leches fermentadas y postres lácteos 22%, pastelería, bollería, galletas 17%, zumos y néctares de fruta 12%, chocolates y alimentos derivados 11% y otros 15% (1). Este consumo de alimentos calóricos y vacíos de nutrientes, entre otros muchos, ha incidido en un menor consumo de legumbres, hortalizas, frutas enteras, (masticadas), cereales enteros, frutos secos…, todos ellos alimentos ricos en nutrientes. 

 

Fotografía de Irene Caminero
Fotografía de Irene Caminero

 

Estos cambios de conducta alimentaria, entre otras causas, son los que están dañando la microbiota, produciendo así una cascada de problemas en el sistema inmune con una mayor incidencia de: alergias, enfermedades inflamatorias e autoinmunes; sin olvidar la importante incidencia en el sistema nervioso con un aumento de: estrés, ansiedad, depresión… Estos problemas repercuten en la fragilidad para vivir las cargas externas e internas de nuestro día a día.

 

Según un artículo El País:

[…]Estudios recientes muestran la relación entre la diversidad de bacterias que habitan el intestino humano y enfermedades como la depresión o la ansiedad. […] (2)

 

¡Somos mitad humano, mitad bacteria! Y desconocemos la responsabilidad que tenemos de cuidar y ofrecerles a nuestras bacterias, en este caso la microbiota intestinal, los nutrientes que necesitan para realizar funciones como: producir vitaminas, enzimas y otras sustancias que favorecen la digestión y el metabolismo de los alimentos.

Hipócrates, 400 A.C  ya incidía que “la muerte está en los intestinos”

En nuestras manos está darnos cuenta de los alimentos que ponemos en nuestra mesa y cómo estos pueden afectar nuestra salud.

 

Pilar López Martín

Naturópata

 

FUENTES:

(1) Gráfico: Consumo de azúcares añadidos (%por tipo de alimento). LA ALIMENTACIÓN INSANA: Una epidemia mundial. VSF –Justicia Alimentaria Global.

(2) Estudios recientes muestran la relación entre la diversidad de bacterias que habitan el intestino humano y enfermedades como la depresión o la ansiedad.

 

https://elpais.com/elpais/2016/05/20/ciencia/1463758597_456201.html

0 comentarios