Sé parte activa en el equilibrio de tu salud.

  • Cuida tu cuerpo, reconoce lo que necesita, para sentirte bien física, mental y emocionalmente.
  • Nutre tu organismo con una alimentación hecha a tu medida, conoce los nutrientes que necesitas y utilízalos.
  • Practica ejercicio según tus necesidades y toma conciencia de tu respiración.
  • Fortalece tu sistema psiconeuroinmunológico.
  • Trabaja con las creencias que te impiden avanzar para lograr cambios.
  • Recibe el apoyo emocional para comenzar este nuevo camino y aprender que: puedo producir esos cambios.
Naturopatia
Foto: Irene Caminero López


Blog


NUTRIENTES NATURALES PARA PALIAR EL ESTRÉS Y FAVORECER UN SUEÑO REPARADOR

En fase 2 de desescalada con sentimientos de incertidumbre, inseguridad, con la impaciencia por querer volver a la normalidad y la frustración porque ya sabemos que no será la que conocíamos. Todos estos sentimientos están produciendo desequilibrios en nuestro sistema nervioso que inciden en nuestro estado de ánimo, con un aumento de irascibilidad, rabia, intolerancia, una impaciencia que se manifiesta a nivel individual y social, un miedo hacia el futuro que se nos presenta, una frustración ante lo que queremos y no es… Sin duda todo un caldo de cultivo que experimentamos en estos momentos y que altera directamente la energía necesaria para afrontar  y resolver el día a día, así como la relajación y tranquilidad para recibir la noche y que nuestro cuerpo pueda disfrutar de un sueño reparador. 

 

Remedios que nos pueden ayudar para rebajar el estrés, la ansiedad, la angustia y facilitar un descanso reparador

Dentro de un gran abanico de posibilidades he elegido nutrientes, como: vitaminas B, C y D, de entre los minerales, el magnesio, sin olvidarnos que un cereal, como la avena, también tiene la propiedad de cuidarnos ante el estrés y para redondear estas recomendaciones, la melatonina, una hormona responsable de equilibrar nuestro ciclo circadiano (ciclo diario de luz y oscuridad).

 

Las vitaminas B más relevantes para cuidar el sistema nervioso

Todas las vitaminas del grupo B son vitaminas hidrosolubles, lo que significa que no se acumulan en el cuerpo y que las podemos tomar todos los días. Nuestro cuerpo coge la cantidad que necesita y la demás la excreta por la orina. Entre las que destacan para cuidar el S. N. están: 

B1. (Tiamina). Una vitamina cuya deficiencia puede causar diarrea, pérdida de peso y alteraciones de la conducta, como irritabilidad, depresión, falta de memoria y menor capacidad de concentración y algo muy importante que fortalece el S. Inmune y ayuda a convertir los alimentos que consumimos en energía. 

B3. (Niacina). Lo que nos interesa de ella, en este caso, es que es indispensable para la buena salud del cerebro y del S.N. porque colabora con la síntesis de algunos neurotransmisores presentes en el sueño. Sabemos que nuestro organismo la puede sintetizar a partir del L-triptófano, pero ojo, cuando nos falta vitaminas: B1, 2 y 6, el triptófano no puede fabricar esta vitamina B3. Explico esto, para incidir en la estrecha relación que existe entre esta familia de vitaminas.

B6. (Piridoxina). El déficit de esta vitamina produce alteraciones de la conducta  (irritabilidad, depresión, confusión) y del sueño. 

B12. (Cianocobalamina). Fundamental para el estado de ánimo, muy importante para las personas deprimidas. 

En los momentos actuales que vivimos  un complejo que aglutine todas las vitaminas B podría ser de utilidad ante el manejo de estrés y alteración del sueño.

 

Vitamina C

La vitamina C es un gran antioxidante, al igual que las vitaminas del grupo B, también es hidrosoluble. Quiero recomendar que, en el caso de comprar algún suplemento, que sea de “liberación sostenida, lenta”, para que el organismo pueda mantener durante más tiempo su efecto beneficioso. Esta es una vitamina que nos ayuda a reducir el estrés y a mejorar los procesos cognitivos, que reduce el nivel de cortisol en sangre (hormona del estrés). Fumadores y alcohólicos deben tener en cuenta que necesitan consumir más cantidad de vitamina C para contrarrestar el efecto perjudicial tanto del tabaco como del alcohol. Preferible consumir por la mañana.

 

Vitamina D 

Esta vitamina, por el contrario a las anteriores, es liposoluble.

Su bajo nivel está relacionado con el padecimiento de depresión. El Dr. Lamar (Hospital Perpetuo Socorro –Las Palmas de Gran Canarias) nos dice qué: “La vitamina D es básica para la salud cerebral”. Ayuda a proteger el cerebro por sus propiedades antiinflamatorias e inmunológicas. Numerosos estudios relacionan bajos niveles de vitamina D con enfermedades neurológicas como: Alzhéimer, Parkinson y otros tipos de demencia. Con referencia al Covid-19  un nuevo estudio destaca la asociación entre bajos niveles de vitamina D y afectación de la enfermedad. 

 

Magnesio un mineral vital para la salud

Un mineral que está presente en más de 600 funciones en el organismo  ¿Sabíais qué el aumento de estrés incrementa la pérdida de magnesio y que el magnesio juega un papel importante en muchas de las funciones implicadas en la regulación del estado de ánimo? En estados con niveles bajos de magnesio nos podemos encontrar, por el contrario, con niveles altos de calcio y glutamato lo que facilita el desequilibrio de la función sináptica y contribuye a generar depresión. 

 

¿Qué papel juega la avena en el estrés y la ansiedad?

La avena es un cereal que en los últimos tiempos se ha puesto muy de moda en los desayunos. Es un buen alimento para empezar el día ya que sus hidratos de carbono aumentan la producción de serotonina que tiene un efecto calmante sobre el cerebro y el cuerpo y alivia la sensación de ansiedad, nerviosismo e incluso el insomnio, con lo cual la avena también podría formar parte de una cena, incluso también se puede tomar como suplementos en cápsulas y extractos. Las personas que padecen estrés, como estudiantes en época de exámenes, les sería de utilidad consumir avena ya que en ella pueden encontrar un alimento medicinal ideal. 

 

Y la melatonina ¿en qué nos ayuda?

La melatonina es una hormona que se produce en la glándula pineal del cerebro, a partir de una sustancia llamada triptófano que una vez  digerido se convierte en serotonina y que a su vez y tras un proceso complicado  se transforma en melatonina. Entre las funciones de la melatonina destaca la regulación del ciclo sueño y  vigilia que está  relacionado con el ciclo de la luz y la oscuridad. La glándula pineal tiene estrecha relación con los ojos quienes envían señal para producción de melatonina ante el aumento de la oscuridad.

La melatonina nos induce al sueño y ralentiza la actividad cerebral. Disfrutar de un sueño profundo, tranquilo y reparador es esencial para disfrutar de un bien estar físico, mental y emocional.

 

No quiero despedirme sin antes hacer estas recomendaciones.

A los efectos beneficiosos de los nutrientes comentados se les pueden sumar el beneficio del consumo de Flores de Bach, una terapia que trabaja emociones como los miedos, los cambios y adaptacionesel peso y alimentación

Y algo muy importante, los productos naturales compartidos no excluyen, ni sustituyen, cualquier tratamiento médico o farmacológico que se esté llevando a cabo. Resalto la importancia de contar con el apoyo y el acompañamiento de un o una profesional que pueda realizar un estudio del problema para recomendar lo más apropiado, según el caso de cada persona, así como valorar las posibles interacciones que las sustancias naturales puedan producir con los fármacos que  se puedan estar tomando.

 

 

Pilar López Martín - Naturópata

 

0 comentarios