APETITOSAS Y SALUDABLES LAS VAINAS VERDES DE TEMPORADA

Un artículo en el que puedes encontrar desde los alimentos de temporada, ricos en nutrientes para cuidar nuestra salud y recetas  para deleitar el paladar, al reconocimiento de las personas que se dejan la piel en el campo para poder sobrevivir y que además, trabajan la tierra desde el respeto, pasando por unas reflexiones que no deberíamos olvidar: ¿valoramos nuestros productos y somos capaces de cuestionarnos que una gran mayoría de los que nos ofrecen los supermercados vienen de otros países? ¿Reconocemos que gran parte de las personas que cultivan la tierra se ven abocadas a no poder recoger el producto del campo porque el coste es superior al precio de venta?

 

En este momento la naturaleza nos ofrece unos alimentos con unas propiedades muy saludables, legumbres de vaina verdes que, aunque diferentes entre ellas, comparten peculiaridades, nutrientes y propiedades.  Alimentos que podemos comer  tanto crudos como cocinados de maneras muy diferentes y  que nos ayudarán a aportar salud desde el plato.

Sí, me alegra saber que ya tienes una idea de lo que te voy a hablar, efectivamente: habas, guisantes y tirabeques. Aunque estoy segura que las habas y los guisantes son más populares que los tirabeques y reconozco que cuesta más encontrarlos en el mercado. 

 

Se dice del tirabeque que es  la leguminosa gourmet de moda. Se le reconoce como el primo del guisante, pero con una gran diferencia, el tirabeque se come entero y tiene unas semillas muy pequeñas, su vaina es plana y mucho más ancha. Se pueden comer crudos, en ensaladas o cocinados de muchas maneras. Tienen una textura delicada y crujiente, con un sabor dulzón y fresco. Os comparto que el otro día me comí un buen puñado de tirabeques, crudos. Era como comer pipas, que sabes cuándo  empiezas, pero terminar, eso ya es otro cantar. 

 

Imaginaos que estaban recién cogidos, además por dos mujeres que aman la tierra, dos hortelanas del Moral de Calatrava en C. Real, que contra viento y marea trabajan de manera incansable para ofrecernos alimentos vivos, llenos de nutrientes, porque su trabajo está hecho desde el respeto y el amor por la tierra. Desde aquí quiero hacer público mi agradecimiento a Ana y Marivi, hortelanas  del grupo ecológico Ecomoral, así como a todas las personas que trabajan la tierra “sin utilizar productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, herbicidas, fungicidas, antibióticos, etc., con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos sanos y con todas sus propiedades naturales”, que es como define el Ministerio de Agricultura de España la Agricultura Ecológica.

Y me vais a permitir, además, que os comparta estas reflexiones. De sobra sabemos que vivimos tiempos muy difíciles, tiempos que nos pueden ayudar a despertar para valorar nuestro entorno, nuestros productos y reconocer a esas personas que se dejan la piel en el campo para poder sobrevivir y que, además, lo trabajan  desde el respeto. Cuando compramos en las grandes superficies ¿tenemos en cuenta la procedencia de esos alimentos? Sería recomendable leer las etiquetas y comprobar su origen y preguntarnos ¿cómo es posibles que tengan esos precios?... Una gran mayoría vienen de otros países… y desconocemos  el gran entramado de esos mercados. Cuando los compramos permitimos que nuestra gente del campo se vea obligada a no recoger sus productos, porque esto supone un coste superior al precio de venta. Hablamos de una política económica que obliga a que vendan sus productos por debajo del coste, en muchos de casos. El campo al igual que otras parcelas de la vida que estamos viviendo necesita cambiar… La ciudadanía necesita acercarse a quien produce y quien produce necesita acercarse a la ciudadanía para eliminar la cantidad de intermediarios que encarecen el producto…

 

Disculpad que me haya despistado de las legumbres de vaina verde, aunque os confieso que, desde mi perspectiva, todo está relacionado. Continuo contando sobre el tirabeque, por ejemplo, su temporada es más corta que la del guisante y la del haba, que si tardamos en consumirlos se endurecen y se secan. Por eso, comer un tirabeque en su momento, tanto en crudo como cocinado, puede considerarse un placer gastronómico. Es recomendable comer los tirabeques “al dente”, más bien duritos, porque una vez que pierden esa textura crujiente, pierden su gracia. 

 

Es importante quitar las hebras, si las tienen,  como con las judías verdes, y que el tiempo de cocción o al vapor sea muy pequeño, unos 30 segundos, lo que es un escaldado. Eso sí, una vez cocidos se recomienda pasarlos por agua helada para evitar que se cocinen en exceso y que pierdan sus propiedades. Una vez preparados los podemos saltear directamente y acompañarlos con los ingredientes que más nos gusten.

 

¿Qué nos aportan y en qué nos ayudan?

Para empezar son alimentos bajo en calorías, muy ricos en fibra, con un importante contenido en proteína vegetal, que además, no aportan grasa. Ricos en vitaminas del grupo B y en vitamina C. Entre sus minerales destacan: zinc, potasio y magnesio. Nutrientes que nos  benefician en dietas de control de peso, que mejoran el problema de estreñimiento, facilitan la baja el colesterol LDL y de triglicéridos y muy importante, favorecen la salud cardiocirculatoria

Las tres leguminosas de vaina verde nos aportan nutrientes muy similares Por ejemplo, la proteína del guisante es muy utilizada para preparar suplementos ricos en proteína, que se utilizan en determinadas situaciones que requieren un aporte extra como: en deportistas, personas que desean perder peso, personas en periodos de convalecencia, ancianos o individuos que por circunstancias no llevan una dieta equilibrada. Debemos tener en cuenta que, en estos casos, podemos descubrir una falta o insuficiencia de un aporte proteico adecuado lo que  podría producir una menor resistencia a las enfermedades, cansancio físico y mental, debilidad muscular, flacidez muscular, etc.

 

Si queréis conocer cómo cocinar los tirabeques aquí encontraréis unas atrayentes recetas. Aunque os reconozco que el simple salteado en aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas en sartén antiadherente, con ajetes, que también están de temporada, con una pizca de cayena y unos trocitos de jamón para  envolver los tirabeques, quedan para “chuparse los dedos”. 

 

No quiero despedirme sin compartiros una receta con habas,  muy fácil de preparar, muy atrayente a la vista, al olfato y al gusto, y para colmo no necesitamos utilizar cubiertos. Se trata de tostada de pan de espelta, válido cualquier pan artesanal, untada con sobrasada ibérica o, incluso, sobrasada vegetal de tomate seco, cubierta con loncha de queso, en mi caso fue mozzarella (su contenido en grasa  es bajo), también un queso fresco de cabra le iría genial, aunque puede que los gustos más fuertes se decanten por queso manchego semi o curado rayado. La tostada la terminamos colocando por encima unos espárragos verdes crudos, troceados y una vez lista la llevamos a gratinar al horno. Todo un manjar qué acompañada con habas tiernas recién cogidas es una combinación deliciosa, algo que no se come todos los días y que os aseguro os encantará.

 

 

Pilar López Martín - Naturópata

 

Programa de radio 30 de Mejor Salud, en Onda Cero Valdepeñas, emitido el 21.05.2020.

 Te invito a un viaje desde los alimentos de temporada, ricos en nutrientes para cuidar nuestra salud y recetas para deleitar el paladar, al reconocimiento de las personas que se dejan la piel en el campo para poder sobrevivir y que además, trabajan la tierra desde el respeto, pasando por unas reflexiones que no deberíamos olvidar: ¿valoramos nuestros productos y somos capaces de cuestionarnos que una gran mayoría de los que nos ofrecen los supermercados vienen de otros países? ¿Reconocemos que gran parte de las personas que cultivan la tierra se ven abocadas a no poder recoger el producto del campo porque el coste es superior al precio de venta?

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Rosa Lopez (miércoles, 27 mayo 2020 23:55)

    Me ha encantado la receta de la tostada con sobrasada y habas y muchas gracias por valorar el trabajo del agricultor.

  • #2

    Juan Vicente Ayuso (viernes, 29 mayo 2020 15:38)

    El agricultores estamos faltos de reconocimiento y de que el ciudadano no valore el esfuerzo que tenemos que hacer para salir adelante, teniendo que cumplir con todas las normativas de este país. El comprador desconoce que cuando compra verduras y frutas de otros países lo más normal es que estos no cumplan los mismos requisitos sanitarios que se exigen en España.